EL TRATO A SUS TRABAJADORES

A toda persona sin importar su condición social o económica le gusta ser bien tratada. Desafortunadamente en la práctica esto no es así. Y el dueño debería ser la persona más consciente de tratar bien a sus trabajadores.

Existen dueños de negocios que se quejan de que sus trabajadores no son estables. Que se van y dejan los trabajos tirados. Y muchas de las veces no es culpa del trabajador. Es culpa del dueño. Bien porque se da un trato brusco, autoritario o bien porque no valora el esfuerzo que hace la persona, y no le da el tiempo suficiente para aprender. Todos los dueños quieren contratar personas con experiencia en el oficio y entrenadas, pero en vista de que es difícil, les queda la opción de contratar trabajadores para enseñarles el oficio, pero no les dan el tiempo y no tienen la paciencia necesaria.

El hecho de que el dueño sea el que pague, y diga “este es mi negocio y yo soy el que pago”, no le garantiza que la gente se le vaya a quedar trabajando en el negocio. Eso es arrogancia y la arrogancia no es una fortaleza.

¿Y entonces? La forma de tratatar a un trabajador desde un comienzo explicandole claramente lo que debe hacer, el horario, las condiciones de pago y pagarle el dia que se comprometió cada semana, y respetar todo esto; es la mejor forma de retener a un trabajador. No es pagarle de acuerdo a como esté el genio del dueño. El trato con cortesía, con respeto, con amabilidad, pero con firmesa, disciplina y exigiendo un buen trabajo por el cual se le está pagando a la presona, es la forma correcta mediante la cual usted como dueño podrá retener a buenos trabajadores. Recuerde que usted quizás también tuvo patrones y no le gustaba cuando lo maltrataban. No maltrate a su gente que es la que le permite echar el negocio para adelante…

Para una consulta, escriba a:

ivan@agilcomm.com