SU FAMILIA Y EL FUTURO DE SU NEGOCIO

Se ha preguntado usted alguna vez, sobre el desarrollo de su negocio y ¿cómo esto afecta el desarrollo de su familia?

Todos los emprendedores y emprendedoras tenemos un propósito bien claro, y es que si nos va bien con el negocio lo que haremos es ayudar a nuestra familia, bien sea a la familia inmediata, como también a los familiares cercanos y aún hasta los más lejanos. Pero esto es un sólo deseo, porque la realidad es muy diferente.

Generalmente se pierde el equilibrio. Y cuando se descuida la familia por cuidar el negocio las consecuencias pueden ser muy desagradables.

He tendio la oportunidad de trabajar para pequeños negocios en New Jersey, donde el dueño lo único que piensa es en hacer dinero, y cree que con darle dinero a sus hijos y esposa todo esta bien. Y cuando sus familiares lo buscan y les da dinero, y lo alaban y rodean para acompañarlo a tomar licor, todo esta bien.

Y quizás los hijos y la esposa están bien, aparentemente. Pero¿Qué pasa con el ejemplo que el líder está dando no sólo en su familia, sino en su negocio?. ¿Dónde han quedado aquellos pensamientos y deseos iniciales de ayudar?. ¿O es que acaso la ayuda es sólo en dinero?. Quizás el dinero sirve para resolver algún problema inmediato, pero no resuelve otro tipo de necesidades que tienen los seres humanos y más cuando se trata de la familia.

¿Qué me gano yo como dueño de un negocio en crecimiento y con dinero, sí estoy perdiendo a mi familia?

Si el futro del negocio lo estoy orientado para que mis hijos puedan ir a la universidad, entonces debo crear inteligentemente y sabiamente un equilibrio entre el negocio y mi familia. Quizás si involucro a la familia en el negocio éste se pueda perpetuar en el futuro por varias generaciones, pero si tengo un negocio sólo para sacar dinero, es muy probable que pierda el equilibrio y a la final quede sin negocio y sin familia. O si el interés es sólo por amor al negocio, entonces pierdo la familia y quedo con el negocio.

La familia es cosiderada cómo la célula de la sociedad. Entonces si tengo un negocio prospero debo cuidar de la prosperidad de mi familia, no solo económicamente sino también en términos de relaciones sanas y edificantes entre todos los miembros de mi familia. Debo invertir tiempo valioso y  precioso con mi familia.

Quiera su negocio, pero quiera más a su familia.

Le deseo muchos éxitos en su negocio y mucha paz en su familia.

Para asesoría escríbame

ivan@agilcomm.com

Cuando no hay cultura empresarial

Es interesante observar en los pequeños negocios que cuando se ingresa a una persona nueva, y aunque se le dice (no se le entrena) lo que tiene que hacer, no se hace en la persona ingresada una labor eficiente de formación e intregración dentro de la cultura del negocio.

He sido testigo de situaciones en las que se contrata a un trabajador para que haga labores de mantenimiento. Se le explica breve y rápidamente lo que tiene que hacer, pero a la vez es invitado por el mismo dueño, quien lo contrató y le indicó lo que debía hacer, a que participe con él mismo en actividades informales, como por ejemplo desayunar juntos, tomar sodas, compartir viendo televisión, el dueño le hace charlas informales y quizas subidas de tono, etc.

¿Qué sucede en pocas semanas?

Cuando el dueño tiene que retirarse del negocio por algunas horas, este nuevo trabajador no se dedica a trabajar. Se relaja y deja abandonadas sus tareas o las posterga, para dedicarse a ver televisión, navegar en internet o usar su celular, comer o descansar de no hacer nada.

Toda esta situación real se da porque el dueño del pequeño negocio, que es el líder, no tiene una formación académica administrativa y entonces por lo tanto, no tiene clara la importancia de separar los asuntos laborales de la amistad. Es un error pretender hacer amistad con los trabajadores o tratarlos como se trata a los miembros de la familia. Los negocios se manejan con reglas diferentes a las que se establecen dentro de la familia. El dueño no puede pretender manejar su negocio y comportarse como lo hace dentro de su familia. El negocio no es una familia.

Con el tiempo el dueño tendrá que prescindir de los servicios de esta persona, pues va a entrar en conflicto cuando le exija resultados en las tareas asignadas, y el nuevo trabajador se verá presionado a trabajar más activamente en las tareas que no hizo durante la ausencia del dueño. Al pasar el tiempo el dueño decide que este trabajador no le sirve. Pero el problema no es que no le sirve, el problema es que no fue entrenado apropiadamente, no le puso límites y lo dejó actuar por cuenta propia.

Todo esto se traduce en que no hay una cultura empresarial desarrollada por los dueños de pequeños negocios, para hacer que las nuevas personas contratadas reconozcan la autoridad y las responsabilidades de las tareas para las cuales fueron contratadas.

Y no olvide de crear una cultura empresarial en su negocio con parámetros, para que tanto sus trabajadores y empleados, además de sus clientes, sean conscientes de que su empresa tiene cultura empresarial, como por ejemplo, inculcar en su equipo de personas los siguientes parámetros bajo los cuales se mueve su negocio o empresa:

RESPETO ENTRE LOS TRABAJADORES Y CON LOS CLIENTES

COMPAÑERISMO AYUDARSE MUTUAMENTE COMO UN EQUIPO

HONESTIDAD DENTRO Y FUERA DE LA EMPRESA O NEGOCIO

PUNTUALIDAD SIEMPRE A TIEMPO

ORDEN Y DISCIPLINA EN EL TRABAJO

Le deseo muchos éxitos en su negocio!

Cordialmente,

ivan@agilcomm.com

 

LA CULTURA DE SU NEGOCIO

La cultura de su negocio tiene que ver mucho más que con la buena educación de la gente que trabaja para usted o con la misma buena educación que usted posea. Incluso el entorno cultural (hispano, anglo, etc.) que también influye en su negocio, no lo tendremos en cuenta en este momento, pues nos enfocaremos sólo en la cultura que existe o que usted crea con su gente en su negocio en particular.

La cultura de su negocio tiene que ver más con el nombre de su negocio, ya que el nombre de su negocio es la “marca” que las personas  están viendo a diario. Entonces se trata de construir alrededor del nombre de su negocio toda una “personalidad” del negocio que sea fácilmente identificable por los posibles clientes.

Esta cultura se construye dándole una “personalidad” que se verá en el mercado (el área donde usted y su negocio se mueven) y que debe tener características propias como disciplina, honestidad, puntualidad y alta calidad en el trabajo y/o servicio que su negocio presta en el área donde se mueve.

Todas esta características y demás que usted considere debe tener su negocio, van a ser la base para crear las reglas de trabajo bajo las cuales usted va a mover su negocio hacia adelante. Recuerde que usted es la persona que lidera, que dirige el rumbo de su negocio hacia adelante.

Si sus trabajadores ven en usted características de comportamiento como las expuestas, ellos van a seguir el ritmo suyo. Lo interesante de esto es que no se queda allí entre usted y sus trabajodores, pues al operarse un efecto multiplicador porque ellos estan imitándolo a usted, lo que están logrando es que las personas por fuera del negocio los perciban con las características propias que han asumido todas las personas que trabajan con usted. Así de esta forma se está creando la cultura de su negocio que se verá reflejada en el área donde usted se mueve y las personas comienzan a distinguir su negocio por el nombre (así esta creando la marca, su propia marca). Incluso así no se lo digan las personas a usted, el nombre de su negocio se esta posicionando en el área como una marca.

Cuando usted logra esto con su negocio, lo que realmente está pasando es que el nombre de su negocio sea reconocido y recomendado. El nombre se esta convirtiendo en una marca de buena calidad, de cumplimiento, de seriedad y de responsabilidad, porque usted y su gente cumplen con lo pactado o convenido.

Ahora es un negocio que tiene una personalidad propia. Que ha creado su propia cultura que se refleja en el día a día del trabajo con los clientes, y su secreto está en hacer lo más excelentemente posible cada projecto de trabajo o cada servicio que ofrece, en el cual usted, su gente y el nombre (la marca) de su negocio se han comprometido. Y esto indudablemente lo llevará a crecer cada día más. Las recomendaciones boca a boca son un medio eficaz que ayuda al crecimiento de su negocio. Y estas recomendaciones las logra usted creando su propia cultura empresarial.

LA MOTIVACION DE SUS TRABAJADORES

Podríamos decir que la motivación es como un estado de ánimo positivo de la persona. Es como cuando usted como persona se siente con ganas de hacer algo bien hecho hasta el final.

Si piensa en sus trabajadores, cualquiera sea su oficio o su negocio, lo mejor es tener a su gente motivada para que puedan hacer bien su trabajo. De esta forma todos ganan. Sus clientes ganan porque van a sentirse bien atendidos. Sus trabajadores ganan porque se van a sentir valorados y respetados por usted. Su negocio gana porque va a ingresar más clientes satisfechos que a su vez lo van a recomendar con otras personas, lo que hará que su negocio crezca y por consiguiente le ingrese más dinero. Y usted gana porque verá su liderazgo reflejado en un negocio ordenado, productivo y con futuro, lo cual le dará tanquilidad para seguir adelante.

Sólo que para lograr todo esto, el principal motivado y motivador debe ser usted mismo(a). Pues como lider, dueño(a) y conocedor(a) del oficio, usted es la persona en la cual se están fijando sus trabajadores y de la cual están recibiendo las órdenes y la dirección de los trabajos que deben hacer.

Entonces es bueno tener en cuenta algunos factores importantes para motivar y mantener a sus trabajadores motivados constantemente:

El Sueldo. Este factor es primordial porque la gente trabaja para que le paguen. La mayoría de las personas trabajan por necesidad. Entonces el cumplimiento en el pago del sueldo debe ser puntual y consistente según usted lo tenga establecido de acuerdo a como opera su negocio.

Debe planear primero cada cuanto va a pagar, semanal, quincenal. Si paga en efectivo o en cheque o en forma combinada. Es recomendable inicar con un sueldo bajo, pero por encima del límite permitido por la ley o el gobierno de su país. Esto le permitirá hacer incrementos paulatinos cada seis meses o cada año. Este sistema es más motivante que si usted contrata con un sueldo alto y con el tiempo lo tiene que reducir.

El Trato. A todas las personas nos gusta sentirnos bien tratados, y más cuando estamos haciendo trabajos físicos pesados. No importa cuan educada o no, sea una persona. Si usted trata con respeto a sus trabajadores, además de que ellos y usted se van a sentir bien, usted recibirá de ellos respeto y obediencia. Nunca grite o maltrate a su gente. Es una inversión negativa en su negocio. Esto crea resentimiento y baja la productividad de la gente.

El Ejemplo. Usted es la primera persona en su negocio a dar el mejor ejemplo posible. Los trabajadores le verán relacionarse con sus clientes, con sus proveedores, familiares y amigos. Siga las reglas que usted mismo(a) ha establecido para correr lo mejor prosible su negocio. Cumpla estas reglas primero que sus trabajadores. Sea una persona disciplinada en y con su negocio. Por ejemplo, si usted tiene un negocio de pintura, jadineria o construcción y usted por respeto a sus clientes y por disciplina en su negocio, no permite que sus trabajadores tomen licor o fumen cigarrillo mientras trabajan, mal haría usted en hacerlo por considerar que usted es el dueño y el jefe de ellos. Esto iría en contra de su negocio.

Las Reglas. Desde un comienzo deje claras las reglas, condiciones y beneficios que tienen sus trabajadores. Así ellos sabrán a que atenerse y no esté cambiando las reglas, pues esto desmotiva a los trabajadores porque no se van a sentir seguros y bien guíados por el dueño del negocio. Usted es como el Capitán de un barco o como el Piloto de un avión. Usted tiene reglas para manejar su negocio. Usted dirige su negocio hacia adelante!

 

Propósito del Blog…

Ayudar a dueños de pequeños negocios hispanos que necesitan de asesoría para el desarrollo administrativo y crecimiento ordenado de su emprendimiento.

En un mercado tan amplio, competitivo, exigente y dinámico como es el de los Estados Unidos, son muchos los dueños de pequeños negocios que estan en una etapa, en la cual sienten que deben pasar a un nivel mas avanzado y no saben qué hacer para controlar y dirigir el crecimiento de su negocio. En esta etapa de desarrollo del negocio, es urgente buscar la orientación de una persona con experiencia, quien los pueda asesorar en la dirección de su negocio en términos de administración, mercadeo y ventas.

Generalmente cuando un pequeño negocio se encuentra en una etapa donde necesita ser mas ordenado, el dueño está tan ocupado haciendo su oficio, que no tiene tiempo para los asuntos relacionados con la administración de su negocio.

Es cierto que la experiencia y el conocimiento de su oficio, es lo que hace generar ingresos en su negocio, y le anima ver mucho dinero, o una cuenta bancaria creciendo, pero al estar trabajando en su oficio, atendiendo las llamadas de posibles clientes y dirigiendo a sus trabajadores, el dueño quizás está falto de tiempo para dedicarse en forma ordenada y disciplinada a la administración, al mercadeo y a las ventas de su negocio.

Aunque los negocios en esta etapa por lo general cuentan con una oficina de contabilidad que les ayudan con los asuntos de impuestos y con temas legales y es posible que estas oficinas, que son a su vez pequeños negocios hispanos, tengan conexiones con abogados en el caso de necesitar ayuda legal para sus clientes; sinembargo queda una parte todavía por completar del rompecabezas. Aunque se está haciendo lo correcto al incorporar ante el Estado y ante el IRS un negocio, queda faltando la parte de la organización del mismo. Quizás ya cuenta con varios ayudantes del oficio, varios vehículos, maquinaria y equipos, incluso hasta ya puede contar con secretaria, pero le falta algo importante: asesoría en la administración, mercadeo y ventas.

La constante de nuestros pequeños emprendedores hispanos es muy similar. Se llega conociendo desde el país de origen el oficio, o se aprende con un patrón local con el cual se trabaja por unos años con miras a buscar independizarse. Y aunque la barrera del idioma se puede sortear, de todas maneras el vacío que quizás se tiene en la parte académica no permite conocer herramientas de administración, mercadeo y ventas que le ayudarían a tener una visión mas clara del futuro de su negocio.

Un negocio es como un barco. Si el capitán no cuenta con los conocimientos, las herramientas y la experiencia para mover y saber hacia donde debe dirigir el barco, las posibilidades de naufragar son bien altas. Igual es con un pequeño negocio, donde el dueño es el capitán, el líder que debe tener los elementos necesarios de manejo adecuado de su negocio y es aquí donde es fundamental el asesor o consultor en los temas de administración, mercadeo y ventas, máxime en los tiempos actuales donde las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones nos permiten movernos más ágilmente.

Entonces, es ahora cuando podemos ser más competitivos, profesionales y estar a la par con los otros pequeños negocios competidores locales no hispanos.

Si usted se identifica con lo arriba escrito y necesita asesoría para su negocio, por favor escribame para una consulta gratis:

ivan@agilcomm.com

AGIL COMMERCIAL, LLC